Y siempre …

 

Observo y aprendo.

Aunque sólo aquello que no duela. 

Aquello que enseñan las buenas personas que no son maestras de nada.

Sólo aquello que no me convierta en una mera copia de algo original.

 

Observo y en ocasiones discrepo.

Por la cobardía oculta.

Por envidias insanas.

Por tener que respirar aire con seres que se creen siempre Dios sin haber rezado nunca.

 

Observo y actúo.

Sigilosa o ruidosamente.

Dejando constancia de mi presencia leal.

Poniendo cada mínima molécula de mi cuerpo a disponibilidad de una necesidad real.

 

Observo y escucho.

Absurdeces en bocas grandes.

Esas que poseen mentes pequeñas.

Y en ocasiones … frases coherentes cargadas de sentimiento.

 

Observo y vivo.

En mi propia nube terrenal.

Mi propia vida sin regalos inmerecidos.

Plagada de ausencias de peso.

 

Observo y escribo.

Sobre esa vida que comienza cada vez que abrimos los ojos y que continúa cada vez que los cerramos.

Esa vida  a veces  tan desordenadamente propia.

En ocasiones   descaradamente imprevisible.

 

Y siempre …

Una vida llena de sentimientos.

 

 

 

IMG_8206

 

 

 

Y es que arrasas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s